December 15, 2018

Todo sobre el mundo del motor

“Si hace un año me dicen que estaría 22 carreras sin ganar, pensaría que me estaban vacilando”. Maverick Viñales resumió después de Misano la pesadilla que está viviendo el equipo Yamaha. Los de Iwata no ganan desde el lejano 25 de junio de 2017, cuando Valentino Rossi se impuso en el Gran Premio de Holanda. Desde entonces, 13 podios (4 segundos lugares y 9 terceros) y pocas alegrías más. La falta de victorias hizo que en Misano Yamaha igualara su peor racha histórica a la máxima categoría del Mundial de motociclismo: entre los años 1997 y 1998 también se estuvieron 22 carreras sin ganar. Entonces, la racha la cortó Simon CRAF con un triunfo en Donington Park. Ahora, sin embargo, la fecha de caducidad de la pesadilla de la marca japonesa parece que no está muy cerca. “Ha sido un desastre, el problema es que no sabemos por qué … No tengo ni idea de qué quieren hacer o de qué están haciendo en Japón. Si lo sabe, explique me, por favor “, decía Rossi en la rueda de prensa del Gran Premio de San Marino. Misano era uno de los escenarios favorables para acabar con la racha negativa de resultados, pero el domingo la falta de ritmo se lo impidió. Hoy (14 h, Movistar MotoGP) Valentino Rossi y Maverick Viñales afrontan el Gran Premio de Aragón en MotorLand, un circuito favorable para Ducati y Honda y donde se corre en el sentido inverso a las agujas del reloj, un hecho que beneficia el pilotaje de Marc Márquez (hay más curvas a la izquierda).

Curiosamente, MotorLand es uno de los trazados del Mundial donde Rossi aún no ha ganado. En total, de las 19 pistas que MotoGP visita esta temporada, sólo hay cuatro que no hayan visto celebrar una victoria del italiano: Austin, Austria y Buriram -un trazado que los pilotos estrenarán dentro de quince días- . La temporada pasada, después de lesionarse y fracturarse la tibia y el peroné, Rossi reapareció aquí y, de manera heroica, fue quinto. “Tras el parón del verano, Ducati ha hecho un gran salto adelante y el Marco sigue allí con su Honda. Este era el salto que nosotros pedíamos a Yamaha. Pero es que en los tres últimos años ha pasado lo mismo: empezamos el Mundial con una moto competitiva y, cuando hay que dar el salto adelante después del parón del verano, nos supera la competencia “, decía Rossi, cabizbajo.

Desde mediados del año pasado, tanto Rossi como Viñales han apuntado que uno de los temas en los que la fábrica debía mejorar era la electrónica de la moto. Y para tratar de cambiar la situación, Yamaha anunció a mediados de agosto la incorporación a su estructura de MotoGP del ingeniero Michele Gadda, experto en la centralita única de Magneti Marelli (la que utilizan todas las motos de MotoGP). Un año después de que Rossi avisara que algo no funcionaba bien, Yamaha empezaba a tomar decisiones e incorporaba Gadda, un hombre de la casa, ya que hasta entonces trabajaba en el equipo Yamaha pero en el Mundial de Superbike.

Pero los dolores de cabeza de Yamaha no acaban aquí. Valentino Rossi también aseguró que el motor tenía “cierta responsabilidad” en los problemas que experimentaban en la pista. “Es una combinación de las dos cosas [motor i electrònica], Pero no sé decir en qué porcentaje “, afirmaba en el Red Bull Ring de Austria. Y eso ya es más complejo, ya que el motor se sella cuando arranca la temporada y los equipos no pueden introducir cambios hasta el año siguiente.

Así pues, en las seis carreras que faltan para que termine este año, el equipo Yamaha deberá concentrarse en encontrar soluciones con respecto a la electrónica, mientras que Rossi tendrá que luchar para no perder el tercer lugar del Mundial que ahora ocupa. “Será un milagro mantener el tercer lugar después de perder, lógicamente, el segundo”, afirmaba el italiano, resignado. El reto de cortar la racha negativa se prevé mayúsculo.

 

Moto GP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares