October 23, 2018

Todo sobre el mundo del motor

El Mundial no tiene dueño. La temporada de Fórmula 1 tiene ganas de mantener el componente imprevisible cuando faltan ocho carreras para el final. Ayer la victoria de Sebastian Vettel (Ferrari) en el Gran Premio de Bélgica abrió -algo más- la clasificación general. El alemán mejora cada fin de semana, hasta el punto de tratar de tú a tú Lewis Hamilton (Mercedes). El vigente campeón rodó como pudo por el trazado de Spa-Francorchamps. El valor de su ‘pole’ acabó en nada antes de estrenar la segunda vuelta. Vettel se mantuvo pegado a su trasero hasta que adelantarlo.

El de Ferrari hizo bien y mantuvo el pulso durante las primeras curvas, lejos de un accidente entre Nico Hülkenberg (Renault) y Fernando Alonso que marcó parte de la carrera. El Spa nunca ha sido un Gran Premio aburrido y ayer no fue una excepción. El de Emmerich am Rhein no frenó bastante e hizo que el asturiano volara por los aires. Un nuevo KO técnico de Alonso, a quien persigue la mala suerte en la recta final de su trayectoria por los circuitos de la Fórmula 1.

El incidente tuvo daños colaterales: Alonso rompió el alerón de Daniel Ricciardo (Red Bull) y peinó Charles Leclerc (Sauber), lo que dejó a los dos pilotos fuera de la competición; Valtteri Bottas (Mercedes) y Kimi Räikkönen (Ferrari) acabaron con problemas y tuvieron que pasar por el box del equipo. Pudieron solucionarlos a medias: el de Ferrari no pudo continuar y perdió una buena ocasión para teñir el podio del rojo italiano de la escudería.

El safety car ordenaba la parrilla y posponía las batallas individuales. Hamilton tardó cinco metros a intentar recuperar la primera posición cuando se reanudó la carrera. El de Mercedes quería evitar ceder metros. Las condiciones favorecían el coche de Vettel, que se hizo fuerte y abrió brecha entre los dos grandes aspirantes al título del Mundial. Ni los ‘pit stop’ frenaron el campeón más joven de la historia de la F1. Su parada en la recta final fue de poco más de dos segundos, fina. La eficacia de los mecánicos y la presencia de Max Verstappen hizo imposible la reacción de Hamilton.

El británico perdió unas décimas para dejar atrás el de Red Bull, bronce en Bélgica, e intentó exprimir los neumáticos para colocarse primero. El cuarto puesto de Bottas fue un premio de consolación para Mercedes, que dio un paso adelante en la competición de constructores. Vettel tuvo vía libre para alimentar las distancias y firmar una victoria contundente, la quinta de la temporada (las mismas que Hamilton). El piloto escuchó el himno de Alemania satisfecho, segundo en el Mundial, pero recortando un total de siete puntos en la tabla general.

Formula 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares