Temperatura del radiador eléctrico: todo lo que necesitas saber

Un aspecto básico de todo sistema de calefacción es conocer cómo llegar a la temperatura adecuada. Pero este es un concepto relativo, porque se refiere a varios espacios conectados. La temperatura de un radiador eléctrico dependerá no solo de la que alcanza el aparato en sí mismo. Además, existen otros factores como la temperatura exterior o la dimensión y tipo de radiador, entre los que podemos destacar los de bajo consumo. Veamos cómo podemos establecer la mejor temperatura tomando en cuenta los aspectos que te señalamos a continuación.

temperatura radiador electrico

Características del radiador eléctrico

Para valorar adecuadamente la temperatura del radiador eléctrico, requerimos de conocer sus características. Lo primero es que se trata de un equipo independiente que no requiere de una instalación en sistema conectado. A diferencia de los de gas, que requieren una caldera o similares, el eléctrico es relativamente autónomo. Por esta razón, puede que no presente ductos y que funcione con un sistema de láminas o paneles diversos. Su condición le permite adoptar formas diferentes por lo que es sumamente aprovechable en módulos tipo paredes.

Cómo funciona un radiador eléctrico

El funcionamiento de un radiador eléctrico es variado, puede ser por convección o por radiación. Requiere de una resistencia que caliente, bien el aire que circula a través del radiador o bien el líquido interno. La resistencia calienta el material de construcción, aluminio, acero o cerámica y permite el salto térmico en el momento indicado. En los de aire el procedimiento es simple, el aire se calienta y es impulsado al exterior a través de ventilación. En los de radiación, es igualmente sencillo, porque puede ser el mismo sistema o simplemente la cercanía del equipo.

Cuál es la temperatura adecuada

Este es un punto interesante porque varia en cuanto a los espacios que desees calcular. En líneas generales se considera que 21 ºC en invierno. Es un rango bastante cómodo y más allá de preferencias personales, es lo recomendable. Un consejo importante es no exceder el funcionamiento del equipo porque puede traer problemas de otro tipo. El más común es el gasto excesivo en energía. Además, el desgaste lógico por temperatura excesiva.

Valoración de la temperatura en el radiador eléctrico

Se trata de una gestión múltiple, designada por diferentes aspectos en el funcionamiento del radiador. En este artículo obtendrás información valiosa sobre el funcionamiento de los radiadores eléctricos. A través de la misma descubrirás la manera de aprovecharlo más eficientemente.

La temperatura del radiador

En todo caso la temperatura del radiador no es la misma que se requiere en el ambiente a calentar. Según te hemos señalado, el equipo requiere de una determinada temperatura para hacerse eficiente. En la mayoría de los casos, se trata de un nivel de al menos 70º C. esto permite que el salto térmico se ubique en 50º C, lo normal y adecuado para espacios de 20 mt2.

De esta forma, el ambiente exterior llegará a 20º C, considerado como un estándar de confort adecuado. Esta condición será diferente para aparatos que funcionan por convección como los radiadores eléctricos de aire. En este caso, la exigencia es simple, una relación entre la temperatura exterior y la del aparato que es más directa. En estos casos el radiador puede funcionar a 40º C y el aire caliente expulsado tendrá un salto de 20 º C. El problema es que una vez que apagues el aparato, el calor desaparece. No hay calor remanente.

Aspectos que condicionan la temperatura del radiador

Existen condiciones específicas que modificaran la eficiencia de un equipo, de cualquier tipo. Se trata de aspectos que debes considerar al momento de pensar en la adquisición de un sistema de calefacción eléctrica.

Ubicación y factores climáticos

La ubicación es un factor que considerar para establecer la temperatura ideal de funcionamiento para un equipo de calefacción. La misma dependerá del inmueble, así como de los elementos climáticos como viento o lluvia. En este caso, existen condiciones que pueden unirse, por ejemplo, un edificio aislado en relación con uno en un urbanismo. El primero estará expuesto a todo tipo de situación climática, el segundo permanecerá protegido estructuralmente.

Elementos de la construcción

La edad de la misma, así como la disposición de sus partes es fundamental. Generalmente los edificios viejos cuentan con menos protección y aislamiento térmico. La ubicación de las paredes y su exposición al exterior también son un factor que considerar en la perdida de calor. Este concepto es central en el alcance de la temperatura de trabajo para un radiador eléctrico.

El control de temperatura en radiadores eléctricos

Un aspecto fundamental en el funcionamiento de los radiadores eléctricos es que son independientes. De esta manera se promueve la posibilidad de controlar la temperatura de manera separada del resto del sistema.

Termostato

Una parte central de todo control de temperatura es el termostato. En el caso de los radiadores eléctricos cumplen una función esencial que es identificar dos tipos de temperatura. La primera es la de trabajo del equipo, reconocer cuando llega a un óptimo adecuado. La segunda es identificar la temperatura del ambiente. Una relación entre ambas permite cierto grado de independencia que no tienen los sistemas centralizados.

Enchufe inteligente

Un mecanismo de alta adaptabilidad es precisamente el enchufe inteligente, capaz de captar verdaderos periodos de necesidad. Basta con programarlo de manera adecuada, asumiendo un aspecto importante en la carga del equipo. Este es un mecanismo adecuado para el radiador eléctrico de baja temperatura porque ahorraras por dos modos.

Crono-termostato

Otro mecanismo adecuado para lograr una temperatura adecuada y constante es este equipo. Se trata de un aparato de señal electrónico que no requiere de cables, simplemente se conecta en una onda preconfigurada. Este envía una señal que suma, temperatura y tiempo de encendido y listo.

Mantener la temperatura ideal en un sistema de calefacción no es complicado. Pero cuando se trata de radiadores eléctricos, se hace más sencillo. Esto se debe al carácter independiente de los módulos en esta opción. Un aspecto relevante para la elección, es que tienen un control individual que te permite manejarlo a tu gusto.

A través de este vídeo, entenderás mejor el funcionamiento de la temperatura en los radiadores eléctricos: