Radiador eléctrico

La calefacción en la actualidad cuenta con múltiples opciones, no solo en cuanto a funcionamiento, sino a fuente energética. El radiador eléctrico es una de ellas, crece día a día por su versatilidad y funcionamiento particular. Como su nombre indica, se trata de un aparato que funciona con electricidad para ofrecerte el calor que requieres. En este artículo te explicaremos algunos aspectos interesantes del radiador eléctrico

radiador eléctrico,funcionamiento radiador eléctrico, tipos radiadores eléctric

Cómo funciona un radiador eléctrico

Por radiación o por convección

Su funcionamiento va a depender de los mecanismos de trabajo. Puede ser simplemente por radiación o por convección, que son de hecho las dos opciones de mercado. En términos sencillos, el líquido o el aire pasan por unidades tipo resistencias eléctricas y se calientan.

Adquieren la temperatura de trabajo y simplemente permiten el salto térmico adecuado, entre el aparato y el exterior. El radiador eléctrico es una alternativa un poco costosa pero muy versátil como veremos a continuación.

radiador eléctrico,funcionamiento radiador eléctrico, tipos radiadores eléctric

Tipos de radiadores eléctricos

Existen muchas modalidades que debes evaluar para poder comprarlos, no solo por material o funcionamiento, sino por precios. Se trata de una clasificación por funcionamiento que te será muy útil para proceder a seleccionar el que más conveniente.

Radiador eléctrico de aire

Funciona por convección a través de una pared de calor que calienta el aire que pasa a través de ella. El trabajo es simplemente de un ventilador que dirige el aire caliente al exterior. Si detallas bien, no conserva calor, porque en cuanto se apaga, se termina la magia. Lo más importante en estos casos es que no se trata de un equipo para mantenerse en un funcionamiento permanente. Su trabajo puede ser como parte de un sistema más complejo, es decir como equipo complementario. En cuanto a precios, van desde los 30 euros a los 60 euros en promedio.

Radiador eléctrico de aceite

El funcionamiento de este tipo de radiadores es un poco más complejo que el anterior. Se trata de ductos internos que contienen aceite, que se calienta y complementa su acción con la expulsión mecánica. En este grupo podemos colocar al radiador eléctrico de calor azul, que funciona tanto por convección como por radiación. Emite calor en todas direcciones y tiene una inercia térmica alta.

Generalmente son elaborados en aluminio que tiene mucha inercia calórica. Gracias a esto, el radiador es capaz de alcanzar el calor rápidamente y también de perderlo. Esto implica que ofrecerá calor remanente durante un tiempo considerable. Sus precios rondan de los 45 euros a los 100 en promedio.

Radiador eléctrico de cerámica

Se trata de paneles de cerámica con resistencias eléctricas. Su funcionamiento es básicamente por radiación, a través del calor adquirido. Tardan mucho más en calentar, pero posteriormente al apagado el calor remanente es considerablemente muy superior.

Es común encontrar en este caso, muchos modelos, tamaños y disposiciones. Por ello, podemos establecerlos como paneles de pared. El radiador eléctrico de pared tiene dos ventajas sumamente importantes. Su dimensión implica el área que va a calentar y es sumamente estético. Con una buena programación de uso, puedes lograr resultados muy adecuados en cuanto a consumo. Sus precios van desde los 80 euros a los 200 euros en promedio.

El radiador eléctrico de bajo consumo

Se trata de un tipo especial en el contexto de los radiadores eléctricos porque permite un ahorro energético. El hecho mismo que su fuente sea eléctrica permite la disposición de alternativas en este sentido. Al ser de tipo individual, puedes controlar la temperatura en cada aparato. El radiador eléctrico de bajo consumo se relaciona con el aprovechamiento de saltos térmicos menos violentos.

Generalmente un equipo debe llegar a 70º C en promedio para alcanzar los 20º C ambiente. Con este tipo de funcionamiento, se intenta un salto menor pero igualmente eficiente desde los 55º C. Muchos fabricantes colocan en sus páginas web información sobre el tema.

Aquí puedes encontrar datos sobre el funcionamiento de los equipos de bajo consumo.

Puedes saber más sobre los radiadores de gas o sobre el suelo radiante.

Valoración del radiador eléctrico

En muchos sentidos una de las orientaciones fundamentales que debemos contar es precisamente la valoración. Es decir, el saber que tan efectivo o problemático puede resultarnos adquirir un determinado equipo de calefacción. A continuación, te ofrecemos las principales ventajas y desventajas del radiador eléctrico.

Ventajas del radiador eléctrico

Esencialmente es un equipo modular independiente. Esto implica que puede ser colocado sin contar con una instalación específica de ductos. Su funcionamiento es sumamente sencillo por lo que las reparaciones también lo son. Al ser modular, puedes regular la temperatura de trabajo desde el propio aparato, sin contar con un sistema centralizado. Puedes de hecho controlar y programar su uso incluso a través de WiFi, en modelos actualizados.

Asimismo, puede promover en algunos casos, el ahorro energético, por su mayor aprovechamiento calórico. Asimismo, su independencia permite su utilización en espacios muy alejados que no permiten la colocación de ductos. Es ideal para ser utilizado como fuente complementaria para casos de emergencia o similares. A través de este sitio te puedes informar sobre la manera de aprovechar el radiador eléctrico con mayor eficiencia energética.

Desventajas del radiador eléctrico

El coste en energía es más elevado por lo que requiere de un diagnostico muy específico de su utilización. Al ser portátiles en muchos casos, son más propensos a sufrir desperfectos o daños al moverlos. Las reparaciones son más complejas, por cuanto se relacionan con su funcionamiento. Algunos equipos tienen componentes electrónicos que son delicados en su tarea.

Existen muchas razones por la que podríamos tener la disposición de comprar un radiador eléctrico. Sus ventajas son evidentes, sobre todo cuando hablamos de la inercia térmica de algunos de ellos. Otro aspecto que hemos remarcado es la portabilidad que te permite cierta capacidad de maniobra. Pero en contra tienen que la factura de electricidad siempre será elevada.

Adquirir este tipo de equipos requiere de mucha conciencia en torno a su manejo adecuado. Luchar contra la tentación de mantenerlo encendido, saber colocarlo en el sitio ideal, comprender su funcionamiento. Son solo algunos aspectos que deberás valorar. Sin embargo, son una opción que revisar detenidamente.

En el siguiente vídeo, apreciarás los mecanismos de instalación de los radiadores eléctricos de diferente tipo: