May 22, 2019

Todo sobre el mundo del motor

Charles Leclerc no pudo salir este miércoles mucho en pista. El piloto francés se vio perjudicado por el accidente que sufrió durante la sesión matinal su compañero Sebastian Vettel y no subió al coche hasta finales de la jornada. Este jueves, después de que el equipo cambiara la planificación prevista (se repartieron los días y cada piloto salía a pista o bien por la mañana o en la tarde), el joven francés ha podido rodar durante toda la jornada y, de nuevo, ha demostrado que el Ferrari corre. Y mucho. Con el compuesto más blando de todos los que Pirelli ha previsto para esta temporada, el C5, Leclerc ha conseguido un tiempo de 1: 16.231 justo cuando acababa la sesión matinal, una marca que nadie ha podido superar.

Con todo, él no ha sido el primero que ha conseguido bajar de 1: 16. Alexander Albon, con el Toro Rosso también con el neumático más blando, ha tenido el honor de hacerlo, aunque este honor le ha durado poco más de media hora, lo que ha tardado Leclerc a batir su tiempo mientras hacía una simulación de clasificación. Pero no se ha quedado ahí, ya que, antes, con uno de los neumáticos más duros, el C2, ha conseguido hacer 1: 17.253, superando en 8 décimas el tiempo que Hamilton había marcado con este mismo compuesto. «Ha sido un día positivo. Después de ayer, ha sido una buena mañana para nosotros», dijo Leclerc durante la pausa para el almuerzo. Él ha sido el encargado de volver al coche por la tarde y, a falta de veinte minutos para el final, se ha quedado parado en medio de la pista, con lo cual ha provocado una bandera roja.

Con todo, el francés está satisfecho con el trabajo que está haciendo y con los datos que se lleva del Circuito de Barcelona-Cataluña. «Estoy contento con el test que estamos haciendo, me queda mucho por aprender pero estoy feliz», dijo, y añadió que apuesta por Ferrari para el Gran Premio de Australia, lo que abrirá el Mundial de F1. «No estoy nervioso. Tengo que intentar hacer el mejor trabajo posible. Espero llegar lo más preparado posible, también mentalmente», dijo, antes de añadir que el hecho de debutar con Ferrari no le aporta presión extra: «M gusta el rojo. Cuando subo al coche dejo las emociones fuera y sólo me centro en el trabajo que tengo que hacer y no en el coche que estoy pilotando «.

Albon ha terminado la jornada segundo (1: 16.882), seguido de Norris, con el McLaren, y Pierre Gasly, uno de los pilotos que ha provocado una de las banderas rojas que se han visto en el trazado catalán este jueves tras chocar contra el muro, por suerte, sin consecuencias para él.

Los que siguen escondiendo su potencial son los Mercedes. Hamilton, encargado de rodar durante la mañana, sólo se ha dejado ver por la parte alta de la tabla en las primeras horas de test y se ha centrado en hacer simulaciones de carrera. Los tiempos de su compañero, Valtteri Bottas, por la tarde, han sido también más bien modestos.

Formula 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares