January 23, 2019

Todo sobre el mundo del motor

En un motor térmico la combustión producida en su interior somete a altas temperaturas las piezas mecánicas. Para que la temperatura sea la correcta y garantizar su funcionamiento, contiene un circuito de refrigeración, el cual se compone de un radiador, termostato y una bomba de agua, entre los que corre el líquido de refrigeración.

El líquido de refrigeración circula por el interior del sistema gracias a la bomba de agua, que está conformada por una hélice en el cárter y se conecta a una polea a través de un eje encima del rodamiento. Además de la junta de retén, este último también asegura la estanqueidad. Por otra parte, hay dos formas de accionar la bomba de agua, bien sea por la correa de distribución o por la de accesorios.

Por qué y cuándo cambiar la bomba de agua

Si al motor se le deja de asegurar el circuito de refrigeración, la bomba de agua bota el líquido y el motor se recalienta, lo cual es motivo suficiente para cambiarla. Cuando se acciona (a causa de la correa de distribución, que es lo más frecuente), se puede desacoplar su rótula y esto también es mortal para el motor.

Se recomienda el cambio principalmente por tres motivos, cuando hay fugas, se gripa o se erosionan las palas de las hélices. Es importante revisar la correa de accesorios, ya que una rotura en ella interfiere en su funcionamiento y hace que el motor se sobrecaliente. Usualmente cuando se hace el mantenimiento de la correa de distribución es oportuno que se cambie la bomba de agua.

Desmontaje y montaje de la bomba

Según el tipo de accionamiento y ubicación que tenga la bomba de agua dependerá si trabajará encima o por debajo del vehículo. En el caso que sea por debajo, solo es necesario elevar el coche por el costado en el que se encuentre dicha pieza. En general, no es un proceso muy complicado pero requiere de tiempo y cuidado.

Si no está familiarizado con la mecánica no hay problema, en un taller pueden hacerlo sin mayor complejidad. En cambio, podría convertirse en un quebradero de cabeza si lo hiciera usted mismo sin conocimientos para ello, ya que corre el riesgo de provocar graves averías, como dañar alguno de los componentes que conforman el sistema eléctrico o el del encendido.

Para reparar cualquier falla puede comprar en un desguace de coches, en los que puede adquirir piezas para distintas marcas y modelos. La forma más rápida y accesible es vía Internet, con pocos clics es mucho lo que podrá solucionar de manera segura y práctica.

 

Coches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares