December 15, 2018

Todo sobre el mundo del motor

Proponer un Dakar interesante se ha convertido en toda una aventura, similar a la que supone correr el rally más duro del mundo. El 2019, el Dakar se instalará en el Perú, un único país por primera vez en su historia, pero que tendrá el recorrido más trepidante.

Así lo han prometido este martes los organizadores en la presentación en París de las etapas que conforman la edición más corta, con diez jornadas entre el 7 y el 17 de enero, con salida y llegada a Lima.

El cartel de este año es muy bonito, basado en los diseños gráficos de https://ability-dg.es/

“Es un Dakar fuera de lo habitual. Por primera vez será sólo en un país, tendrá sólo diez días, con un kilometraje diferente y en una geografía en la que el 70% será arena y dunas”, afirmó el director de la prueba , Etienne Lavigne.

El rally rompe con muchas de sus tradiciones, en parte como consecuencia de su permanente búsqueda de nuevos retos, en parte, obligado por las circunstancias, de todo tipo, que le han llevado a atrincherarse en Perú. “Nos hemos encontrado con una geografía que nos permite proponer muchas cosas diferentes. Cada etapa será diferente del día anterior y eso pocos países lo permiten”, agregó Lavigne.

Una apuesta atrevida que ha despertado la curiosidad de los amantes del Dakar, que tendrá una de sus nóminas de salida más nutridas, con 334 participantes, por encima de la media. “Es el año que tendremos más coches desde el 2015”, señala el director, sorprendido de la respuesta que ha tenido una edición tan diferente de lo habitual.

El rally comenzará a Lima pero se desarrollará al sur de la capital, esencialmente en el desierto de Ica. A diferencia de otras ediciones, la carrera ha creado tres grandes sus generales: Pisco, San Juan de Marcona y Arequipa, que acogerá la jornada de descanso el día 12. “Para respetar el medio ambiente y el patrimonio acordamos esta configuración con las autoridades peruanas “, indicó Lavigne, que asegura que este modelo facilita también la organización y limita el esfuerzo de los participantes.

“Esto no quiere decir que tenga que ser un Dakar menos duro”, puntualiza el director, que augura “una edición dura, en la que habrá que ir a buscar cada segundo y que puede mantener la tensión hasta el final”. Las especiales serán más cortas de lo habitual, todo un atractivo para los pilotos no profesionales, lo que sumado a menos etapas completa una edición de algo menos de 3.000 kilómetros, frente a los 5.000 habituales.

La arena y las dunas marcarán este Dakar, que los organizadores creen que recordará África más que en ninguna de las ediciones que ha acogido Latinoamérica desde el rally llegó en 2009. “La navegación será crucial, pero saber negociar bien las dunas se convertirá en clave. en Perú hemos encontrado un terreno maravilloso “, señala.

Después de haber recibido la negativa de Chile, Bolivia y Argentina, que habían sido los refugios del rally en América Latina, el Perú emergió como el escenario único. Lavigne se felicita de haber podido proponer un recorrido variado en un único país, pero cree que, en el futuro, el Dakar volverá a transcurrir por varios países, aunque señala que es “muy pronto” para saber por dónde. “¿Volver a África? Creo que todavía es pronto, pero también es verdad que África es muy grande y no tenemos por qué ir a los escenarios tradicionales”, señala el organizador, que matiza que la “América Latina todavía no ha revelado todos sus encantos “.

Coches

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares